martes, 29 de diciembre de 2009

Apocalípsis 2000

Hace exactos 10 años proliferaba en el Mundo la visión de un próximo Apocalípsis. El año 2000 se aproximaba y con él infaustas premoniciones se difundían sin cesar. No interesa ya que algunos corrigiesen el inicio del milenio, argumentando que recién el año 2001 era el portal del siglo XXI. En realidad no tiene ninguna importancia esa pequeña corrección, está suficientemente demostrado que Cristo no nació el año 1 de la Era Cristiana (que contradicción...!) sino probablemente varios años antes.

Hace 10 años festejábamos el hecho de tirar el número 1 del frente y lo sustituíamos por el 2 y esto, de no mediar un cambio de calendarios, lo haríamos por 1000 años más. No había detrás de esta mudanza otra trascendencia que el haber escogido el sistema decimal de notación. Y esta elección, según algunos, se debió al hecho de que tenemos 10 dedos, y según otros al más puro azar.

Pero los apocalípticos de turno no dudaron en lanzar las más bravas previsiones para el año que comenzaría. Una de ellas, sin embargo, era sólo técnica, las computadoras recibieron una pesada herencia de su época de espartanos recursos: la poca memoria del sistema había obligado a los programadores a abreviar los años a los dos dígitos menos significativos y así a (19)99 le seguiría (20)00. Entonces, el tiempo transcurrido entre un día del año 1999 y otro del año 2000 sería de más de 99 años negativos para una computadora. Este era el famosísimo Y2K Problem. El defecto podría producir un efecto en cascada y un colapso generalizado del sistema bancario, financiero y comercial era temido. Nada de esto ocurrió simplemente porque las corporaciones tomaron sus recaudos y los años previos habían invertido bastante para evitar los problemas*.

Pero el año 2000 nos trajo de regalo un fenómeno astronómico que ocurre no muy frecuentemente, es decir, cada 40 años aproximadamente: la alineación planetaria. En realidad nunca ocurre una alineación perfecta, esta es practicamente imposible ya que las órbitas no están en el mismo plano. Pero tomando el período orbital de los planetas más lentos, Saturno y Júpiter (descarto a Urano y Neptuno porque no son visibles sin telescopios y a Plutón porque no es un planeta), 40 años es el tiempo que les lleva encontrarse próximos uno del otro y esa proximidad debe durar un par de años por lo menos dada la lentitud de sus movimientos. El período de Marte, de poco más de 2 años, hace que se les sume a ese encuentro en algún momento. Venus (~200 días de período) y Mercurio (~ 90 días) pasarán varias veces enfrente de los gigantes. Podemos agregar a la Luna (~28 días) y la visión será perfecta. En la foto de abajo vemos una hermosa conjunción donde sólo falta Mercurio.



Fotografía de la conjunción del 14 de mayo de 2002. Pido disculpas a su autor ya que perdí la referencia...


El 5 de mayo de 2000 tendríamos una conjunción planetaria, sin embargo esta no sería la mejor. Por el contrario el 14 de mayo de 2002 sería la que más objetos simultaneamente colocaría muy próximos entre sí. O sea, el Apocalípsis 2000 vendría demorado por dos años. Además no se trataba de un fenómeno único en miles de años, todo lo contrario, es muy recurrente y ni siquiera podía decirse que fue una alineación perfecta, vean abajo la simulación de viaje espacial que realicé mostrando como se vé tridimensionalmente el encuentro celestial de mayo de 2002.



video
Simulación 3D de un viaje por el Sistema Solar el 14 de mayo de 2002. Partimos de la Tierra y nos vamos alejando para ver la órbita de los planetas hasta Saturno. Se puede ver que los planetas no quedan sobre una línea recta y que sus planos orbitales son también diferentes. La simulación fue realizada con el programa Celestia


Recuerdo que en aquella época muchos se preparaban para el magno contecimiento. En Brasil, donde estaba viviendo, hubo mucha gente que se desplazó hasta el altiplano en torno de Brasilia porque decían que allí es una región cósmica. Lo cierto es que la alineación de mayo de 2000 vino y se fue, también la del 2002. Los años siguieron pasando. Y hoy celebramos los 10 años del Tercer Milenio.

Los heraldos del Apocalípsis siguen tocando sus trompetas. Sin embargo, todavía estamos aquí. Y no dudo de que aquí estarán los descendientes de nuestros descendientes, para recibir al Cuarto Milenio.


* Para el año 2038 se espera un problema parecido al Y2K. El tiempo es generalmente almacenado en unidades de 32 bits y contado en segundos a partir del 1 de enero de 1970. El 19 de enero de 2038 a las 03:14:07 UTC todos los contadores basados en este sistema volverán a cero y los programas lo interpretarán como 1 de enero de 1970. Este problema es conocido como Y2K38.